La modificación a la Ley de Envases Vacíos de Fitosanitarios trae una buena noticia para el sector agropecuario en Santa Fe que desde hace tiempo ha abrazado las prácticas de sustentabilidad y responsabilidad social con el medio ambiente.

Se trata de un camino que la provincia comenzó a transitar desde principios de 2019, antes de la pandemia, con la sanción de la Ley de Envases Vacíos de Fitosanitarios para crear una tradición que acerca cada vez más al campo argentino con la tradición de la sustentabilidad.

La Ley de Envases Vacíos Fitosanitarios apunta a la capacitación y difusión entre los actores de la sociedad civil de prácticas responsables con el medioambiente respecto de la gestión de los envases vacíos. Entre otros, se trata de utilizar el reciclaje de los envases vacíos fitosanitarios para reutilizar los plásticos y producir menos basura.

El tiempo de degradación de una bolsa de plástico puede estar en los ciento cincuenta años, mientras que una botella o un envase de plástico podría llegar a tardar mil años en degradarse en la tierra. De allí la importancia del reciclaje, pero con el plus de que el reciclado permite también reducir los costos de los envases y por lo tanto tiene un impacto final en el precio del producto. Por sobre todo, también ayuda a reducir la contaminación de la tierra, ya que los envases con sus sustancias son derivados a las plantas de reciclaje.

Según el director del programa CampoLimpio, Ignacio Stegmann, “la sanción de las modificaciones de la Ley representa una gran oportunidad para todo el sector. Esta medida nos brinda la posibilidad de iniciar nuestro Sistema de Gestión en la provincia, articulando el sector público y privado, y logrando una mayor promoción de la sustentabilidad y el cuidado del medio ambiente”.

CampoLimpio es un programa que viene generando la promoción de plantas y prácticas de reciclaje en toda la región, en provincias como Buenos Aires, Corrientes, Tucumán, Jujuy, Catamarca, Misiones.