Abuelo Julio hizo su primera exportación a Dubai a través del envío de dos toneladas de carne. Pero la particularidad de todo este asunto es que están tokenizadas y que tienen un sistema de trazabilidad, donde al final de la cadena el comprador puede ver la trayectoria del trozo de carne que está comprando. Desde que nace el ternero, hasta que llega a las manos del consumidor.

Abuelo Julio es una empresa familiar que tiene establecimientos en San José de Feliciano y donde crían sus propios novillos.

Pero cabe recordar que para exportar carne a Dubai no es tan simple, ya que este proceso debe seguir los rituales marcados por la ley islámica. En este caso, los animales deben faenarse de una manera particular, de acuerdo a la tradición ritual que se denomina Halal.

Además, para asegurarse y quien quiera conocer todo el proceso del novillito, puede escanear el código QR que viene en los envases de la carne. Esto no solamente cuenta cuál es el corte, sino que también se puede ver el proceso del bovino desde que nació hasta el momento de la faena.

Esto que se llama trazabilidad garantizadase lleva adelante a través de la blockchain a por medio de Carnes Validadas, una plataforma de NFT que ya ha creado 20.000 tokens vaca.

La empresa exportadora lleva varias generaciones en el mercado de la producción agropecuaria, resistiendo todos los embates y ahora aprovechando el avance de la tecnología, lo que muestra que el campo se actualiza.

Abuelo Julio es una marca que nació en 1950 y trabaja con carnes de altos estándares de calidad.

La faena, bajo el rito Halal, se hizo en un frigorífico particular en Santa Fe, el frigorífico Friar. De esta manera se pudo garantizar que se cumplieran todas las normas requeridas para que la carne fuera Halal y de los 35 novillitos se obtuvieron esas dos toneladas de carne que finalmente se exportaron a Dubai.

Cada media res pesaba alrededor de 30 kilos y se vendieron a través de Las Pampas Foodstuff, una empresa que vende cortes premium a Asia y es de origen argentino.

Esta empresa se viene expandiendo desde hace años y está presente en cada vez más países de la región que demandan carnes de buenas calidades, como las que producimos en el mercado local.