La medida se debe a que con la pérdida de ganado a raíz de los incendios resulte más fácil plantear una nueva estrategia que agilice los movimientos de hacienda. En este sentido fueron establecidas excepciones para fiebre aftosa, rabia paresiante, brucelosis y otras enfermedades.

Estas medidas abarcan a seis provincias que están en condiciones de emergencia: Chaco, Corrientes, Entre Ríos, Formosa, Misiones y Santa Fe.

Esta serie de modificaciones en los controles sanitarios están dirigidos a la necesidad de mover al ganado desde las zonas afectadas por el fuego, como Corrientes y Misiones, pero también a aquellas zonas que hace tiempo padecen los menesteres de la sequía, esto último especialmente en el noroeste de Argentina.

En este sentido, el Senasa publicó en el boletín oficial lo siguiente:

“Debido a la ocurrencia de fenómenos ambientales como intensas sequías o incendios forestales, varias zonas o provincias se encuentran en estado de emergencia agropecuaria con respecto al sector ganadero. Las situaciones referidas generan dificultades operativas para la implementación de las exigencias sanitarias para el movimiento de animales, certificaciones y habilitaciones sanitarias relacionadas con la sanidad animal”.

Así, se dispone lo siguiente, en cuanto a la aftosa:

Se permitirá el egreso de las categorías terneras y terneros con una sola dosis de vacunación, por lo que se exceptúa del cumplimiento de “al menos dos” vacunaciones contra la Fiebre Aftosa, a todo movimiento de bovinos y/o bubalinos de estas categorías que se realice previo al inicio de la primera campaña de vacunación 2022.

  • La medida no alcanza a los bovinos y bubalinos que aún no hayan recibido su primo-vacunación contra la Fiebre Aftosa, los que deben contar con al menos una dosis de vacuna para su movimiento.
  • Se exceptúa del cumplimiento de la vacunación correspondiente a la primera campaña del año en curso, a los movimientos de bovinos y bubalinos procedentes de establecimientos agropecuarios ubicados en los territorios alcanzados por la presente norma y que aún no hayan cumplimentado la vacunación referida.

Esto se da, de acuerdo a lo establecido en el boletín, porque las condiciones en las que están esas provincias están afectando también al bienestar y la salud de los animales, entonces se dictan la excepciones con la intención de articular las medidas con formas de prevención.

En otras, palabras, las medidas de prevención no deberían obstaculizar o poner en peligro la salud de los animales, y ante situaciones extremas entonces surge la necesidad de adecuar los mecanismos regulatorios para que las disposiciones tampoco atenten contra las buenas prácticas hacia los animales.