La camioneta más grande del mercado local se viene posicionando como una de las favoritas del campo. Por su tamaño, su fuerza y por su valoración estética se convierte en una de las pickups más codiciadas a la hora de subirse a un vehículo 4×4 para transitar por terrenos complejos, como los del campo argentino.

Es la hermana mayor de la RAM 1500, pero con un cambio importante de línea, ya que su fabricación se realiza en Estados Unidos, mientras que la primera viene de México. Y la verdad es que tiene un motor para competirle a cualquier camión porque esta pick up RAM 2500 tiene un motor que entrega 1020 NM de torque, con una caja automática reductora y lo cierto es que al ser un motor diésel, baja mucho su consumo respecto de sus características y si tenemos en cuenta a su hermana menor, la RAM 1500, que viene con un motor naftero.

Tiene una capacidad de carga de 1088 kilos y el tanque está muy bien para el tamaño que tiene: 117 litros. Por supuesto que la caja de carga se abre de manera remota, con el control de apertura del vehículo y además brinda un modo de acceso presencial.

El espejo retrovisor lateral de la RAM tiene una particularidad que es que está divida en dos partes, ambas regulables a través de la botonera de comandos que está dispuesta sobre la puerta del conductor, lo que le otorga muy buena visibilidad sobre todo a la hora de realizar una curva o una salida en sitios donde para la mayoría de los autos hay puntos ciegos.

Pero la verdad que para el campo, esta RAM 2500 es de lo mejor que hay. Tiene un poder de arrastre de más de diez toneladas, es casi un tanque de guerra, pero en versión 4×4. Con 365 caballos de fuerza esta camioneta para el campo, está casi pensada como una herramienta más para productores y para cualquier zona rural.