Siembra directa: Estados Unidos plantea el cambio de paradigma

    Hace tiempo que se vienen implementando distintos tipos de siembras para promover las prácticas amigables con el medioambiente, pero sobre todo también con los suelos. Y este tipo de siembra es amigable principalmente en suelos que presentan altos grados de erosión.

    Algunos de los beneficios de implementación de siembra directa son:

    • Reducción de costos de entrada
    • Mejora la salud de los suelos
    • Reduce la evaporación del agua
    • Reduce la compactación del suelo
    • Reduce la erosión de los suelos

     Desde hace algún tiempo, el Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NRCS) en Estados Unidos comenzó a brindar capacitaciones y asistencia personalizada para quienes quieran pasarse a este tipo de agricultura.

    Esta técnica de sembrado directo, consiste en crear surcos angostos pero lo suficientemente amplios como para que las semillas ingresen sin inconvenientes. Claro se utiliza maquinaria, no implica desprenderse de ella, pero tiene a no usar máquinas de discos. Esto es para no remover todos los cultivos de cobertura de los suelos, lo que va a permitir justamente mejorar la salud, mejorando la respiración de los suelos y reduciendo la erosión.

    Precisamente esto es lo que hace que los suelos no resulten tan compactados, entonces allí donde entran en juego los cultivos de cobertura también que pueden proteger el suelo de la erosión y permitir la mejor retención hídrica. Al dejar los residuos, estos también se van a convertir en materia orgánica, lo que hace que se transformen en abono y por lo tanto en nutrientes.

    Esto así como así suena fácil y perfecto, pero lleva un proceso de aprendizaje poder hacerlo adecuadamente. Sobre todo cuando se trata de pequeños productos. De allí la iniciativa de NRCS de emplear capacitaciones mano a mano o uno a uno para que se puedan implementar y adaptar los sistemas a las nuevas maneras de producción, que no son para nada complejas, de todos modos.