Las innovaciones tecnológicas nunca dejan de sorprendernos. En este sentido, se trata de una de las tecnologías que viene a cambiar que viene a cambiar la que se produce en el campo.

Parrot Sequoia es una cámara multiespectral para conocer el estado del campo a través del monitoreo de la radiación. Esto permite controlar el crecimiento de las plantaciones y evitar o conocer en qué momentos se producen las situaciones de estrés. Ya sea para actuar en el momento o para conocer los datos y mejorar las planificaciones a futuro.

Una cámara de 16 megapíxeles integrada a un dron que captura las imágenes multiespectrales y detecta incluso las modificaciones más pequeñas en el estado de la radiación visible infrarroja, que es emitida por las plantas.

También incorpora un sensor solar, ambos programados con filtros capaces de llevar adelante este monitoreo. Los datos se pueden almacenar en una memoria interna que tiene el dispositivo de 64GB y también viene con una ranura SD para incorporar una memoria externa.

Por supuesto que viene con Wifi y GPS, además de sensores de movimiento. El procesamiento de datos se ha diseñado en conjunto con una empresa que es líder en este mercado: MicaSense. Esta compañía es la que ha diseñado ATLAS, uno de los sistemas más avanzados para el procesamiento de estos datos.

Así, la tecnología ofrecida por el dron con Parrot Sequoia se puede combinar con técnicas de cultivos de cobertura para mejorar la salud de los suelos e incluso protegerlos de aquel tipo de radiación que puede resultar en el mediano corto plazo dañinos para la salud de las plantaciones.

Una muestra más de cómo los drones no solamente están transformando la producción agrícola sino de cómo ya se han convertido en una herramienta indispensable para el campo.