Prismab es una startup de Alicante que trabaja con foco en el mercado agrícola. En este caso, un sencillo invento que permite anticiparse a las sequías y a las situaciones que a veces aquejan al campo. De esta forma también avanza en algo que en Europa se viene buscando desde algunos tiempos en forma de regulaciones.

Tiene que ver con incorporar prácticas de agricultura de precisión que resulten más amigables con el medioambiente. Como por ejemplo el uso de drones para fumigar, que a través de las fotografías dan la posibilidad de hace una aplicación medida para no regar con pesticidas demás aquellos espacios donde no se necesita.

En este caso, la startup española ha diseñado varios sensores que tienen distintos atributos. Uno de ellos es un sensor de suelo capaz de detectar los niveles de humedad para no regar demás y no regar de menos.

Esto ofrece también la posibilidad de saber de antemano cuándo los suelos se están secando y poder generar intervenciones a tiempo. Pero eso no es todo, porque otro de los sensores es un cuadralímetro que permite medir e indicar la cantidad de fertilizante necesaria para las plantaciones.

Estos dos sensores de por sí ya generan muchos ahorros a la hora de los costos que se necesitan para la cosecha, pero también aseguran que las plantaciones no se deterioren o se echen a perder definitivamente.

Otro de los sensores tiene que ver con la temperatura. Y está pensado para medir la temperatura del rocío, para saber cuál es el estado de las condiciones climáticas y cuándo pueden afectar a los suelos y a la producción. Luego los datos se procesan de manera biométrica y ayudan a planificar las próximas temporadas.