Ya son varios meses en los que Santa Fé se encuentra bajo el flagelo de la emergencia agropecuaria y en este sentido, varias medidas ya habían sido declaradas previamente. Ahora se prevé que Nación aporte 1000 millones de pesos para asistir al campo.

Esta distribución se va a hacer en toda la provincia, salvo en el departamento de General López. La asistencia se brindará al sector agropecuario, orientado a los pequeños y a los medianos productores. También la industria frutihortícola podrá aplicar a estas líneas de crédito.

Así, en este sentido se está pensando en una política que pueda trabajar la dinámica en dos líneas. Una, la de la recuperación productiva y la otra tiene como intención trabajar sobre las probables sequías que pudieran ocurrir en un futuro cercano.

La inscripción para adquirir las líneas de crédito están abiertas hasta el viernes 20 de mayo y para esto va a ser necesario que los productores cuenten con el certificado de desastre agropecuario o emergencia y que estén registrados en el Registro Único de Producciones Primarias (RUPP). Si cuando presentan la solicitud no están en este registro, entonces no van a poder acceder a las líneas de crédito.

Las escalas son las siguientes:

  • Producción agrícola: hasta 300 hectáreas
  • Producción ganadera (leche o carne): hasta 600 cabezas totales de ganado bovino.
  • Producciones mixtas: hasta 400 cabezas totales de ganado bovino y hasta 200 has agrícolas.
  • Producciones frutihortícolas: hasta 5 has.

El máximo que se va a entregar por productor es de un millón de pesos, esto con una tasa de interés cero. Es decir, es un préstamo sin interés, que se tiene que reintegrar en doce meses.

El crédito tiene que estar destinado a la adquisición de insumos y de capital para las actividades productivas que realizan los productores. En estas condiciones se pauta el otorgamiento de los créditos.