Se trata de Casa Viva, un emprendimiento iniciado por dos amigos en Córdoba. Algo que demuestra que a veces se puede tener una idea simple y llevarla a la práctica. Y lo cierto es que estos invernaderos son buenos, bonitos y baratos y no requieren de demasiado espacio.

Existen para todos los tamaños y todas las posibilidades. Se puede tener un invernadero de considerables dimensiones, como también es posible optar por alternativas más amigables a espacios pequeños.

Se trata de un servicio personalizado donde a partir del espacio, se crea un invernadero individual, también pensado en función de lo que se desee cultivar dentro del invernadero.

Se trata de una estructura metálica combinada con un plástico especial que permite mantener allí adentro los cultivos sin que se dañen por los rallos ultravioletas, las lluvias e impedir cualquier deterioro ocasionado por cuestiones climáticas desfavorables.

El invernadero puede instalarse en un campo, pero también dentro de un jardín o incluso en un balcón. Es una buena manera de empezar también a relacionarse con la naturaleza y producir el propio alimento.

Los hay de diferentes materiales, según el clima y qué es lo que se desee plantar y, en este sentido, también se puede utilizar para optimizar los espacios de plantación. Incluso, una buena alternativa es aprovechar los invernaderos para hacer plantaciones verticales, algo que se utiliza mucho en Europa.