La agricultura de precisión es una forma de agricultura que se centra en el uso de tecnologías de información y comunicación para mejorar el rendimiento y la eficiencia de los cultivos. Se trata de un enfoque que considera todos los factores que afectan al rendimiento de un cultivo, desde el clima y el suelo hasta el manejo de los recursos y las variedades de plantas.

El objetivo de la agricultura de precisión es reducir el impacto ambiental de la agricultura, mejorar la calidad de los productos y aumentar la rentabilidad de los agricultores. De allí que el uso y el avance de la tecnología hayan permitido lograr mejores rendimientos utilizando diferentes técnicas como por ejemplo el uso de drones para obtener imágenes de los suelos y las plantas, y así poder identificar áreas que requieren mayor atención.

En cuanto al riego a través de sistemas automatizados, la agricultura de precisión permite una mayor eficiencia en el uso del agua, ya que se riega solo lo necesario en las áreas que lo requieren. Esto reduce el desperdicio de agua y también permite un mejor control de la fertilización, ya que se pueden aplicar los fertilizantes solo en las áreas que lo necesitan.

La agricultura de precisión también se está utilizando para mejorar el manejo de los residuos y la fertilización, desarrollando sistemas para recolectar y procesar los residuos de los cultivos, y se están investigando nuevos métodos para usar los residuos como fertilizantes.

El uso de imágenes satelitales y de drones, así como de sistemas de información y comunicación, está permitiendo a los agricultores obtener un mejor conocimiento del estado de sus cultivos y tomar decisiones más informadas sobre cómo cultivarlos. Esto está mejorando el rendimiento y la eficiencia de los cultivos, y reduciendo el impacto ambiental de la agricultura.