Los sensores de riego para el campo son una herramienta muy útil para ahorrar agua y mantener el riego de a un nivel adecuado y economizar el uso del agua. Pero por sobre todo, también al realizarse a través de monitoreos que permiten conocer el estado de la tierra, el consumo adecuado que es lo que hace que aumente la productividad al proporcionar los niveles de humedad más eficientes para el rendimiento del campo.

Los sensores de riego para el campo se pueden usar para detectar el nivel de humedad del suelo, la temperatura del suelo y la luz del sol. También se pueden usar para detectar el nivel de agua en una zona del campo.

Actualmente muchos de estos sensores están en desarrollo, sin embargo, ya existen algunos sensores de riego que se pueden disponer para el uso en campos y que están monitoreados mediante aplicaciones móviles.

Algunos de los sensores que hoy están más en uso:

1. Sensor de humedad: Este sensor mide el contenido de humedad del suelo. Es útil para detectar si el suelo está seco o húmedo y cuáles son los niveles de humedad que tiene en función de los valores que deben emplearse.

2. Sensor de temperatura: Este sensor mide la temperatura del suelo. Es útil para detectar si el suelo está frío o caliente y prevenir sequías mediante la irrigación.

3. Sensor de Luz: Este sensor mide la luz del sol. Es útil para detectar si el suelo está en plena luz del sol o si está en la sombra. En algunos casos también puede incorporarse un sensor que mide la radiación.

4. Sensor de agua: Este sensor mide el nivel de agua en una zona del campo. Es útil para detectar si hay agua suficiente para el riego o si se necesita más agua.