Hoy día la ganadería, como todas las actividades productivas que están relacionadas al agro, es interdependiente de la tecnología. Esto no implica que necesariamente el poco uso de la tecnología impida el desarrollo de la actividad. Vacas se han criado siempre, con y sin nuevas tecnologías. Pero no cabe duda de que la tecnología viene a cambiar la forma de producir y sobre todo a optimizar los rendimientos. 

La ganadería de precisión es una forma de gestión de los rebaños de animales domésticos que se centra en la medición de datos sobre el estado de salud y el bienestar de los animales, así como el medio ambiente en el que viven. Estos datos se utilizan para optimizar el cuidado y la producción de los animales, y también para reducir el impacto ambiental de la ganadería. La ganadería de precisión se ha desarrollado en respuesta a la creciente demanda de productos de ganadería más sostenibles. Se basa en el uso de tecnologías de sensorización para recopilar datos sobre el estado de los animales y el medio ambiente en el que viven. Estos datos se utilizan para optimizar el cuidado y la producción de los animales, y también para reducir el impacto ambiental de la ganadería. 

La tecnología está cambiando la forma en que los ganaderos producen leche, carne y huevos. La ganadería de precisión es un ejemplo de cómo la tecnología está impactando el sector ganadero. La ganadería de precisión es un método de producción de alimentos que se basa en el uso de tecnologías de información y comunicación para optimizar el manejo de los animales y el uso de los recursos. Esta tecnología permite a los ganaderos monitorear y registrar el comportamiento, el estado de salud y el bienestar de sus animales, así como el uso de los recursos.

Ya hemos visto varios ejemplo en los que el simple hecho de llevar un sensor puede monitorear los signos de vida de los animales, detectar enfermedades y cualquier sintomatología a tiempo. Esto es una inversión que se hace una vez y luego se paga sola con el aumento de productividad.