La agrotecnología es la ciencia y el arte de cultivar la tierra, cultivos y ganado, y de conservar y mejorar sus productos. La agrotecnología estudia todos los aspectos de la producción de alimentos y otros productos agrícolas, desde la selección de las especies más adecuadas para el clima y el suelo, hasta la mejora de los métodos de cultivo, la crianza y la gestión del ganado, y la conservación de los alimentos.

También la agrotecnología se ocupa de la optimización de los recursos, como el agua y el fertilizante, y de minimizar el impacto ambiental de la agricultura. Esto implica también el uso de robótica para optimizar los procesos de la producción en la administración de los campos, y el uso de tecnologías de información y comunicación para el seguimiento y la gestión de los cultivos y el ganado.

El big data y la inteligencia artificial están transformando la agrotecnología, permitiendo a los agricultores tomar mejores decisiones sobre el cultivo de sus campos, y el cuidado de sus ganados. Por ejemplo, la posibilidad de hacer mapeos de precisión de los campos con sensores, drones y satélites, y el uso de inteligencia artificial para analizar estos datos, permite a los agricultores planificar mejor el uso de los recursos, y tomar decisiones más eficientes sobre el cultivo y el cuidado de los campos. Otra de las posibilidades también es anticiparse a las sequías y a las inundaciones mediante el uso de modelos climáticos y de inteligencia artificial para predecir el comportamiento del clima.

La agrotecnología está en constante evolución, y se espera que el uso de la inteligencia artificial y el big data se generalice cada vez más en el sector, para mejorar la eficiencia y reducir el impacto ambiental de la agricultura. Las imágenes satelitales históricas permiten, a través de sistemas específicos, la utilización de datos para determinar las evoluciones de los campos y de esa manera conocer la fertilidad de los suelos.

Esto último combinado con estudios específicos de los suelos y del clima configuran una metodología cada vez más utilizada para la toma de decisiones en agricultura de precisión. Pero también permite revertir condiciones que hace no tanto tiempo hubieran sido casi imposibles. Es decir, recuperar áreas improductivas, sin importar el tamaño.