Una granja inteligente es una granja que está conectada, a través de sensores y conexiones, a los edificios, el equipo y los animales. El propósito de usar tecnologías inteligentes en una granja es simplificar y mejorar el funcionamiento de la granja.

La tecnología inteligente puede simplificar el trabajo de los agricultores y mejorar la calidad y la cantidad de los productos. También puede reducir el impacto ambiental de la granja. La robótica ha mejorado la producción agropecuaria. La mayoría de los agricultores usan robots en sus granjas.

Los robots pueden realizar tareas repetitivas y pesadas, como el riego y el abono, y liberar a los agricultores para que se concentren en otras tareas. La robótica también puede mejorar la calidad de los productos agrícolas. La inteligencia artificial es otra tecnología que está mejorando la producción agrícola.

La inteligencia artificial puede ayudar a los agricultores a tomar mejores decisiones sobre el cuidado de sus cultivos. También puede ayudar a los agricultores a identificar problemas en sus cultivos y resolverlos antes de que causen daños.

Hay incluso granjas que están completamente robotizadas y requieren poca intervención de los seres humanos para realizar el trabajo físico. Por ejemplo, las granjas verticales que utilizan robots para plantar y cosechar pueden producir más en un espacio más pequeño que las granjas tradicionales. Esto es beneficioso para los agricultores en áreas urbanas donde el espacio es limitado.

Encontramos que este tipo de producción se está desarrollando cada vez más y que la inteligencia artificial está cambiando la forma en que se producen los alimentos.