Se concretó una de las compras más importantes para que el gigante de la producción de maquinaria agrícola comenzara a profundizar aun más en su trabajo de robotización de los equipos.

Hace poco John Deere presentaba su tractor completamente autónomo y ya sabemos que esta línea saldrá a la venta para el año 2025. En este sentido, John Deere concretó la compra de Light. Una startup que se dedica a la inteligencia artificial y a la medición de movimientos a través de sensores y de cámaras.

Esto es lo que necesita la compañía para poder comenzar un proceso que es lo que viene: la automatización de las tareas agrícolas.

Light lanzó una plataforma que llamó Clarity, que puede visualizar e identificar objetos desde hasta 1000 metros y crear una imagen tridimensional de su entorno.

Procesamiento de imágenes a través de Clarity

La inteligencia artificial se está utilizando cada vez más en las compañías a través de la producción automatizada de los equipos y de la gestión de estos. Según el estudio “Industry Trends in Robotics, Automation, and Machine Learning”, la inteligencia artificial tendrá una incidencia significativa en el mercado laboral durante el próximo cinco años.

Lo que se conoce como Machine Learning es una forma de aprender automáticamente. Se basa en el uso de un conjunto de reglas para identificar el significado de una información. De este modo, las máquinas dan un paso enorme, puesto que van adquiriendo la capacidad de aprender. En este caso, sería ideal al poder incorporarlo con las labores de la producción y de la cosecha.

John Deere es uno de los principales inversores en inteligencia artificial, por lo que está apostando por sus resultados. La automatización supone una reducción significativa en el tiempo de trabajo, lo que a su vez permitirá aumentar la producción.

Esta compra es un paso importante para todo este proceso que John Deere comenzó hace ya algunas décadas y que hoy ya estamos viendo. Sin dudas, el futuro ya está aquí.